Prepara En Casa Este ACEITE DE JENGIBRE, No Más Dolores En El Cuerpo, Tos, Asma Ni Problemas En El Estómago

Después de saber los beneficios de este fabuloso aceite no vas a querer dejar de consumirlo jamás cada vez que te encuentres con algún malestar. Conoce para que te puede servir y así estar 100 por ciento saludable.

Entre los usos variados y ventajosos que se le atribuyen al jengibre, podemos mencionar los siguientes: puede aliviar dolores y molestias, beneficia la circulación sanguínea y pueden tratar problemas digestivos, entre tantos usos más.

Beneficios del aceite de jengibre

Gracias a una diversidad de propiedades contenidas en el aceite, podemos tratar diversas afecciones. Entre las más conocidas, podemos mencionar que este potente aceite es: antinflamatorio, digestivo, antiséptico, analgésico, expectorante.

Te indicamos algunas maneras de aliviar los dolores:

-Aceite de jengibre para el estómago y el intestino:

Debido a las propiedades que tiene, podemos utilizarlo para tratar la dispepsia, espasmos, flatulencia e indigestión. Es ventajosa también para quienes desean conseguir un aumento de peso, porque ayuda a despertar el apetito.

-Aceite de jengibre para las estrías:

Las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes del jengibre estimulan la circulación sanguínea y promueven la reparación de la piel dañada. Si lo combinamos además, con el aceite de coco, lograremos un mejor resultado.

-Aceite de jengibre para problemas respiratorios:

Algunas de las afecciones muy comunes que experimentamos son: la tos, la bronquitis, la disnea, la gripe, el asma. Para todas estas el jengibre puede ayudarnos a eliminarlas. Incluso, puede acabar con la flema de los pulmones y la garganta.

-Aceite de jengibre para aliviar el dolor:

Para aliviar diversos dolores, el aceite de jengibre puede minimizar las prostaglandinas, que intervienen en los procesos inflamatorios y los relacionados con el dolor.

Cómo se prepara el aceite de jengibre

Ingredientes que necesitarás:

-Jengibre fresco

-1 ½ tazas de aceite de oliva

-Tazón para el horno

-Rallador de queso

Instrucciones de preparación

-Se debe enjuagar una taza de jengibre fresco, incluida la piel,y se deja secar durante un par de horas.

-Se vierta el aceite de oliva en un recipiente para horno.

-Se pica el jengibre y se utiliza un rallador de queso limpio para triturarlo.

-Luego, se agrega al aceite de oliva y hay que asegurarse de mezclarlo bien.

-Poner la mezcla en el horno y dejar que hierva a fuego bajo (150 grados Fahrenheit) durante 2 horas.

-Deberás verter la mezcla a través de un paño de queso crudo para poder filtrar y eliminar los pedacitos de jengibre existentes.

-A continuación, exprime el aceite que resta de la tela de queso y transfiere el aceite de jengibre a las botellas.

Asegúrate de que se mantenga en un lugar que sea fresco y seco. Así, podrás garantizar aceite hasta por 6 meses.

De una manera simple, con solo utilizar el aceite de jengibre casero para reemplazar pastillas para el dolor, puedes prevenir enfermedades y al mismo tiempo tratar diversas afecciones para evitar que estas continúen.

Cómo usarlo

Las recomendaciones del aceite dependerán del propósito que se quiera lograr. Algunas sugerencias:

-Para mejorar los niveles de energía y revitalizar la mente y el cuerpo, es necesario usar 2-3 gotas.

-Para aliviar la artritis, dolores de espalda, musculares y el sistema circulatorio, se mezclan 2-3 gotas y se aplica con masajes suaves.

-Para calmar los gases y la diarrea, se utiliza una gota aplicada en el abdomen mediante masajes.

-Para calmar dolores de garganta, sinusitis, es necesario inhalar una a dos gotas usando undifusor.

loading...