Los 10 Remedios Caseros Más Efectivos de la Abuela Para Dormir Mucho Mejor.

Para la mayoría de nosotros llegar a la cama y descansar es un placer inmenso. Nos acostamos, acomodamos mejor la almohada y… ¡Hasta mañana!

Pero para otros este momento puede ser una pesadilla porque saben de antemano que no podrán dormir y que nuevamente estarán dando vueltas y vueltas al punto de llegar a la desesperación por no poder descansar como todos necesitamos.

Si le contáramos a la abuela que anoche no pudimos dormir, seguramente nos diría: “lo mejor, es una tacita de leche tibia”. Y claro que tiene razón, pero si a la leche tibia la combinamos con otros productos que ofrece la naturaleza, podremos potenciar los efectos y asegurarnos ese merecido descanso que estamos buscando.

Esto tiene una explicación que tal vez la abuela desconocía, pero vamos a explicarte para que entiendas por qué es beneficiosa la leche tibia antes de dormir.

La leche cuenta con un aminoácido llamado triptófano que en el organismo se transforma en serotonina, también conocida como “la hormona del sueño”.

Pero la naturaleza es sabia al punto de haber programado nuestro cuerpo con un reloj interno que nos indica cuándo es hora de dormir y entonces, el cuerpo produce de manera natural de noche una sustancia llamada melatonina que induce al sueño y que se potencia con el triptófano de la leche. El mensaje claro al cuerpo es: Es hora de dormir.

Asimismo, los beneficios de la leche se multiplican gracias a las grasas y los carbohidratos que contiene porque aumentan los niveles de insulina y hacen que el transporte de los triptófanos sea más fácil.

A continuación, te daremos varios consejos sobre cómo potenciar los efectos de la leche tibia para poder conciliar el sueño y dormir sin sobresaltos.

1) Nuez moscada: Este fruto contiene propiedades relajantes y sedantes que te ayudarán a conciliar el sueño. A tu taza de leche tibia agrega ½ cucharadita de polvo de nuez moscada y bebe antes de irte a dormir.

2) Canela: Además de la infinidad de usos que contamos para la canela, también debemos sumarle que ayuda a mejorar la calidad del sueño. Una hora antes de irte a dormir, toma una taza de leche tibia con ¼ de cucharadita de canela.

3) Azafrán: El efecto sedante del azafrán te ayudará a dormir mejor. Agrega sólo unas pocas hebras en tu taza de leche y bebe 15 minutos antes de dormir.

Pero no sólo la leche tiene efectos positivos en el sueño, porque también podemos recurrir a algunos aliados también utilizados durante siglos para asegurarnos un descanso reparador.

Toma nota de estos tres tés que podrás agregar a tu lista.

4) Té de manzanilla: Este debe ser unos de los remedios para dormir más viejos en todo el mundo. No se sabe a ciencia cierta qué es lo que induce al sueño en la manzanilla, pero se cree que la apigenina, un flavonoide presente en la manzanilla, es el responsable de los efectos tranquilizadores que genera en el organismo.

En un recipiente hierve el equivalente a una taza de agua con algunas flores de manzanilla, cuela y agrega unas cucharaditas de miel para endulzar. Bebe 15 minutos antes de irte a dormir.

5) Te de valeriana y nuez moscada: Otra hierba sumamente poderosa para ser utilizada como inductor del sueño, que a su vez podemos combinar con nuez moscada. Te ayudará a relajarte y a promover el buen descanso.

En una taza con agua caliente mezcla ½ cucharadita de Valeria y una pizca de nuez moscada. Deja reposar 10 minutos y bebe 20 minutos antes de irte a dormir.

6) Té de lechuga: ¿Sabías que la lechuga que comemos a diario ayuda a calmar la ansiedad? Estos mismos efectos puedes aplicarlos a un té que beberás antes de acostarte. Hierve agua con hojas de lechuga, cuela y agrega miel.

Otras formas naturales de inducir al sueño:

– Bananas: Nuevamente el triptófano del que hablamos antes, viene al rescate de nuestro descanso, porque las bananas contienen altas dosis de esta hormona que combinada con el potasio, el calcio y el hierro ayudan a dormir.

– Semillas de comino: La medicina tradicional china adoptó el comino como un ingrediente muy útil para conciliar el sueño. Muele semillas de comino y mézclalas con media banana. Come este puré antes de irte a dormir.

– Magnesio: El magnesio es útil para conciliar el sueño, de modo que es una buena idea consumir alimentos que contengan este mineral como son las acelgas, espinacas, garbanzos, guisantes y frutos secos en general.

– Vinagre y miel: el vinagre contiene aminoácidos que ayudan a aliviar el cansancio. La miel por su parte, favorece el sueño ya que libera insulina que a su vez activa la serotonina en el cerebro y ayuda a regular los ciclos del sueño. Toma una taza de agua tibia y mezcla dentro dos cucharadas de vinagre y una cucharada de miel. Bebe 20 minutos antes de irte a dormir.

Prácticas para inducir al sueño:

También podemos recurrir a ciertos “trucos” que ayudan o bien a inducir al sueño o bien a desalentar el insomnio. Presta atención a qué estás haciendo o a qué no estás haciendo para favorecer una óptima calidad de sueño.

– No uses la cama para trabajar. Reserva las actividades como el trabajo o mirar televisión para otro ambiente.

– Las altas temperaturas en el ambiente en el que vas a dormir no son óptimas para conciliar el sueño. Es preferible más bien un ambiente fresco a uno cálido.

– Relajar el ambiente. Esto es fundamental para crear un ambiente óptimo y dormir de manera placentera. Elimina ruidos, luces e intenta mantener lo más oscura posible la habitación para un buen descanso.

– Las bebidas gaseosas, el cigarrillo, el café, entre otras cosas; no facilitan el sueño. Evita cualquiera de estas prácticas antes de irte a dormir.

– Siempre decimos que será de manera copiosa no es óptimo para la salud. Irse a dormir muy pesado promueve una digestión lenta y problemas gastrointestinales. Pero también es cierto que si vamos a dormir con el estómago vacío va ser muy difícil conciliar el sueño, de modo que una cena ligera que incluya frutas y verduras es lo más aconsejable.

– Evita el estrés. Sabemos que muchas veces las preocupaciones y los problemas es lo último que tenemos en la cabeza antes de irnos a dormir, pero pensar en todas estas cosas negativas cuando queremos favorecer el buen descanso no contribuye a nada bueno. Trata de relajarte al momento de dormir y piensa que atormentarte con cuestiones negativas en ese momento no solucionará nada y te restará energía para enfrentar las situaciones al día siguiente.

– Un buen baño caliente puede ayudarte a relajar músculos y liberar tensiones acumuladas durante el día, algo fundamental para poder conciliar el sueño. Si combinas un baño caliente con todos estos saludables consejos te aseguramos una noche de sueño sin contratiempos y las mejores condiciones para recuperar las fuerzas y la energía que todos necesitamos.

loading...