Cómo dejar la ropa blanca sin tener que usar Lejía o Cloro

La ropa blanca se convierte en un verdadero dolor de cabeza al momento de lavar, ya que es la que absorbe fácilmente cualquier sustancia y eso se nota, las manchas de ropa blanca son muy visibles. Luego de un uso constante, se tornan amarillentas.

Al momento de lavar y especialmente de blanquear ropa, recurrimos al uso de fuertes productos químicos. Aquellos con cloro son los más vendidos en el mercado.

Muchas personas consideran que este producto es el idóneo para recuperar la pulcritud del color blanco y limpiar adecuadamente.

Aunque de cierto modo los productos con cloro sí combaten efectivamente la suciedad, hay que entender que los productos químicos en el mercado son capaces de deteriorar las prendas de ropa, no son buenos para la salud.

Sin embargo, con el tiempo se han diseñado productos más ecológicos y que representan menos peligros para las personas. Aquí te explicaremos algunos de los mejores métodos naturales que puedes intentar en casa para recuperar el brillo y la limpieza de tus prendas.

Cuida tu salud y al medio ambiente, combate las manchas del blanco sin productos químicos fuertes.

El vinagre blanco es un producto capaz de eliminar manchas y suciedad compleja. No daña las telas y suaviza de modo que no es necesario aplicar suavizantes químicos.

Para usarlo sólo mezcla una taza de vinagre blanco, destilado, con algún detergente en polvo que utilices; procede a lavar como acostumbras. Si observas manchas, puedes aplicar vinagre y dejar actuar durante varias horas.

El bicarbonato de sodio es un agente limpiador muy potente. Elimina manchas a profundidad y mejora la suavidad de los tejidos, todo esto considerando su bajo costo.

Aplícalo mezclando media taza con el detergente habitual y procede a lavar como acostumbras.

El agua oxigenada normalmente se aplica como un producto de salud, sin embargo también sirve como un potente limpiador y blanqueador de ropas.

Para usarlo, mezcla media taza de un agua oxigenada con tu detergente.

El jugo de limón permite una limpieza más profunda, dando una sensación de reluciente en la ropa clara.

Crea una infusión, hirviendo rodajas de limón en agua y luego utiliza para remojar la ropa antes de lavar. También puedes mezclar jugo de limón con tus detergentes para un efecto más directo.

La leche es un producto adecuado para las prendas más delicadas y de algodón. Blanquea y limpia rápidamente. Sólo necesitas remojar tu ropa en leche, antes de lavar.

loading...